topads

lunes, 3 de octubre de 2011

¿La próxima guerra Sionista-Aria?

Mahmud Ahmadeniyad sigue siendo una figura icónica contra el Nuevo Orden Mundial y uno de los pocos gobernantes con una postura nacionalista. Ahmadeniyad ha realizado conferencias internacionales contra el sionismo y a favor del revisionismo histórico denunciando las mentiras y falsedades del Holocausto y el auto-ataque del 11 de setiembre.

Ahmadeniyad pertenece a una misteriosa orden llamada el Grupo de Jamkaran, aparentemente una secretísima orden chiíta que espera el inminente advenimiento del Mahdi, el Mesías Islámico que está profetizado para regresar a la Tierra y destruir el gobierno satánico y sionista. Una figura similar a la del Kalki Avatar hindú. Debe recordarse que el chiísmo es una heterodoxia islámica con gran influencia del pensamiento pagano, zoroástrico, gnóstico y de otras fuentes arias, de ahí que se haya popularizado en países islámicos de raíces arias como Irán y Azarbayán. Ejemplo de esta influencia es que muchas escuelas chiítas creen en la reencarnación, en la interpretación esotérica del Corán por sobre la exotérica y en la encarnación de Dios en forma humana en las figuras de los profetas Mahoma y Alí y en los Doce Imanes, hasta el Imán Oculto o Duodécimo Imán que es el propio Mahdi

Es posible entonces que Ahmadeniyad no sea un musulmán ordinario sino alguien iniciado dentro de una orden esotérica de conocimiento místico y gnóstico especial.

Claro que nadie está diciendo que Ahmadeniyad sea necesariamente simpatizante de los movimientos nacionalistas blancos y eurocentristas, más allá de su cercanía con David Duke, pero puede decirse que es uno de los muy pocos gobernantes mundiales actuales que no responde a los intereses sionistas y que defiende un nacionalismo patriótico y culturalmente identitario opuesto al universalismo imperante. Hoy sabemos que hay otros gobernantes, quizás menos polémicos, pero con tendencias que, aunque más discretas, parecen rozar el mismo nacionalismo como es el caso de Assad en Siria y Putin en Rusia.

Se ha acusado a Ahmadeniyad de ser antisemita, pero en la práctica los judíos iraníes gozan de un buen estatus y se les brinda una buena calidad de vida, siempre y cuando no defiendan al sionismo. La acusación de perseguir a los judíos que también fue falsamente achacada a Hitler (quien en la realidad apoyó a miles de judíos ha viajar a Palestina) es una forma común de desprestigiar a un líder.

En la práctica la oposición al sionismo no implica perseguir al judío como persona. Sobre el tema de Palestina, Abbas ha logrado un acuerdo de paz con el Hamás y su postura de ingresar a Palestina en las Naciones Unidas denota que, al menos públicamente, parece haberse desligado un poco de los dictados sionistas y ha dejado de actuar como un virrey de los invasores judíos. Esto es positivo, pero innegablemente que un gobierno palestino pleno del Hamás sería una opción ventajosa y una mejoría notoria respecto al izquierdista Fatáh.

Josef Goebbles una vez predijo que la Tercera Guerra Mundial sería contra el sionismo y que, al final de la misma, el sionismo será totalmente destruido y aniquilado o al contrario se habrá cimentado ineludiblemente en el poder. Esperemos pase lo primero por el bien de la Humanidad. Solo se necesita una pieza de dominó que caiga para que otras caigan y, con ello, que los pueblos dominados por el gobierno mundial sionista se liberen de sus amos.

Vivimos tiempos de profundos cambios cósmicos, materializados en los más recientes procesos de cambio internacionales. Por un lado, la situación en Medio Oriente muestra interesantes facetas, ante el surgimiento de una triple alianza antisionista (Irán-Siria-Palestina). Al tiempo que en América Latina, las fuerzas de Sión convergen para hacer cada vez más real el Plan Andinia. Veamos:

Sin duda el presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, es un hombre muy valiente y heroico, al que podemos admirar profundamente. Ahmadinejad es uno de los pocos gobernantes actuales que dice la verdad completa con respecto a la actual política mundial. Ahmadinejad lo planteó valerosamente; el pueblo de Palestina es el legítimo gobernante de la totalidad del territorio palestino. El 100% de las fronteras históricas de Palestina corresponden a las tierras que son absolutamente pertenencia del pueblo nativo, aborigen, originario, autóctono de la mismas; los árabes palestinos. Y que, por consiguiente, debe borrarse a Israel del mapa.

Ahmadinejad se unió al presidente de Siria, Bachar al Assad, quienes se esfuerzan por reforzar y consolidar la alianza entre ambas naciones. Ambos países han tenido buenas relaciones diplomáticas, y una alianza estratégica, desde hace 35 años. El pasado jueves 19 de enero comenzó la visita de dos días del premier iraní a Siria, donde manifestaron conjuntamente el apoyo de los pueblos sirio e iraní a la causa de su hermano pueblo palestino, por erradicar la invasión judía.

El propio viernes, ambos mandatarios se reunieron con dirigentes de Hamás y Yíhad Islámica. Estas son organizaciones que buscan la liberación de la tierra palestina de la ocupación ilegal de extranjeros judíos. Esta es una alianza de profundos matices metafísicos y esotéricos, una alianza trilateral de tres pueblos antisionistas: Irán, Siria y Palestina.

Cuando digo Palestina, no me refiero al corrupto y vendepatrias Gobierno Autónomo Palestino. Un gobierno traidor conformado por políticos de probados cuestionamientos morales, como el fallecido Yasser Arafat, que malversó fondos palestinos, o los actuales gobernantes, sumisos a Israel. Especialmente, el títere sionista, Mahmud Abas, actual presidente palestino, que más parece un virrey vasallo al invasor judío. Un leal lacayo del sionismo ultrajante.

Es por esto, que los verdaderos representantes del pueblo palestino son los grupos defensores de la libertad, la emancipación y la resistencia palestina: Hamás y Yihad Islámica. Son estos luchadores de la liberación y del principio de autodeterminación de los pueblos los que representan a la nación palestina.

Un atentado terrorista cometido contra invasores judíos en Tel Aviv, ocurrido el jueves 19 de enero, del cual se responsabilizó la Yihad Islámica, fue inmediatamente señalado por Israel como financiado por Irán y planeado desde Siria.

Y aquí tenemos una importante señal metafísica que bombea desde recónditos átomos de la sangre de los pueblos: Irán, una potencia regional, cuya población es persa, de una antigua estirpe étnica e idiomática aria, comienza una lucha ideológica por combatir a Israel. Israel es un cuerpo alógeno, patógeno, cancerígeno, presente en Medio Oriente. Dominado por la raza judía, una raza contraria metafísicamente en todos sus arquetipos y su espíritu y su cultura, a la raza aria. Ambas potencias se encaminan hacia la guerra; una guerra mística, astrológica, arquetípica... espiritual. La guerra entre judíos sionistas y arios. Pero esta vez, no es la guerra entre judíos y arios como la que ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial. En aquella época un bando, el Tercer Reich, era dominado por arios puros y por una ideología que defendía el nacionalismo popular ario. El otro bando, los Aliados, eran pueblos arios esclavizados y subyugados –como hasta la fecha- por judíos que dominaban los más altos puestos de la política y la iglesia, y manipulaban ejércitos de los mejores jóvenes viriles arios, que se sacrificaban en defensa de los judíos [1] .

La Primera Guerra Mundial fue un preludio sin sentido. Una guerra entre logias masónicas [2], dirigida desde las sombras por Sión, que determinó las circunstancias para que estallará la Segunda Guerra Mundial.

Una guerra judeo-aria pasada fue la lucha contra los valerosos Caballeros Templarios, viriles jerarcas sagrados arios –monjes guerreros iniciados en el paganismo ario y la gnosis cristiana aria- que fueron perseguidos por el gólem judío de la Iglesia Católica, y el corrupto Rey de Francia. Antes de esto, se dio otra lucha judeo-aria, en tiempos del Rey Cirio, del Imperio Persa, quien intentó por consejo de su ministro Hadán, erradicar a todos los judíos del Imperio Persa. Esto hasta que la prostituta judía Esther, lo sedujo sexualmente, lo manipuló para que matara a Hadán y su familia, y permitió a los judíos realizar una masacre espantosa de arios persas. Similar historia a la prostituta judía Judith, que durante la guerra entre judíos y babilonios, le cortó la cabeza al rey babilonio después de acostarse con él [3].

Pero todas estas guerras judeo-arias han sido parciales; han sido guerras entre arios patriotas enemigos de los judíos, y judíos que manipulaban a gobernantes arios desde las sombras, como lo hizo el judío Rasputín.

En tiempos muy remotos, una tribu de esclavos que hicieron pacto con el Diablo (Demiurgo), comenzó una guerra en el ario Egipto, contra el Rey-Sacerdote, el Faraón. Usando las maldiciones demiúrgicas, Moisés logra liberar a estos esclavos, que parten de Egipto durante el llamado "Éxodo”, una hueste de esclavos –egipcios, negros africanos y hebreos-. Esta hueste conformaría la nación de Israel.

Esta enemistad metafísica entre la sagrada Tierra de Egipto y la bastarda nación de Israel, se mantendría hasta el Siglo XX, con las diversas guerras entre el ahora Egipto árabe y el moderno Israel. Una ancestral enemistad geomántica latente entre las arenas desérticas.
Cuando los judíos llegan a Palestina, por primera vez, combaten a los habitantes autóctonos y les despojan de sus tierras. Los filisteos (palestinos) son masacrados en su mayor parte, los pocos sobrevivientes son convertidos en esclavos. Algunos mantienen ciertos reinos en zonas aisladas, en constantes guerras.

Aunque muy diluida, la sangre aria permeaba la estirpe filistea. Los filisteos, según la Biblia, tenían entre sus ejércitos al gigante Goliath. Los gigantes eran descendientes de los dioses hiperbóreos, hijos de los Elohim (dioses, en plural, en hebreo), según la Biblia. Esto demuestra como los ejércitos filisteos tenían sangre aria, y tenían el respaldo de los dioses.

Esta antigua guerra judeo-aria es la que pronto podría repetirse.

Volviendo a la política contemporánea; actualmente las encuestas colocan al partido Hamás como virtualmente empatado con el corrupto y sobornado Fatáh, de Arafat y Abas. Es posible –para horror de Israel y su leal perro Estados Unidos- que Hamás gane las elecciones parlamentarias y presidenciales. De ser así, el nuevo Eje Teherán-Damasco-Ramalá, podría comenzar una guerra entre judíos y arios como nunca antes vista.

Sabemos que Irán está empecinado en lograr la constitución de armas nucleares. Israel ya las posee, y está dispuesto a usarlas. La masónica Francia, respaldada por la Unión Europea, ha amenazado con atacar nuclearmente a los países que le amenacen con terrorismo. Estados Unidos se prepara para la guerra.

Una guerra entre el Estado Ario de Irán y el Estado Judío de Israel, podría ser la guerra final y definitiva. Israel tendría que confrontar a su vecino, Siria, a las armas nucleares y a uno de los ejércitos más poderosos del mundo que es el de Irán. Y de gobernar el Hamás, tendrá que confrontar a enfurecidos palestinos.

Los musulmanes en el resto del mundo podrían reaccionar. Derrocar a sus gobernantes corruptos y vendidos en Jordania, Egipto y Líbano, y unirse a la batalla.

Por supuesto que Estados Unidos intervendrá, así como la Unión Europea. Poblaciones arias manipuladas por judíos, como durante la IIGM. Se dará entonces un entropía que podría catalizar los eventos cósmicos durante este Kali Yuga; la desaparición de Israel entre el fuego de la ira musulmana. Las poblaciones arias de Estados Unidos y Europa, hartas de la muerte de sus hijos en defensa de los judíos, podrían sacudirse al sionismo de encima.

O por el contrario; Israel saldría reforzado, Estados Unidos invadiría Irán y Siria, colocando gobiernos títeres. Y se reforzaría la fuerza sionista en Medio Oriente. Todo esto, en medio de una lamentable Conflagración Nuclear.



[1] Bien sabemos que eran judíos los gobernantes de la URSS, que trataban a la población como ganado esclavo. La aplicación mundial del Kahal Judío, como denunció el antisemita y anticomunista Henry Ford. Igual pasada con estados judeomasónicos como Estados Unidos, Francia y el Imperio Británico, pero más disimuladamente.

[2] De los imperios que lucharon la IGM, el Imperio Ruso era el más auténtico arquetipo ario, donde una familia de sangre pura, los Romanov, gobernaban verticalmente, siendo el Zar, el máximo líder espiritual, jefe de la Iglesia Rusa Ortodoxa –jerarquía sagrada. De allí que Rusia sufrió el más radical escarmiento del Demiurgo, al pasar al otro extremo; la sangrienta dictadura soviética, judía y atea, un cumplimiento de la ley del péndulo descrita en el hermético Kybalión, del mago ario egipcio, el gran Hermes Trismeguistus Thot.

[3] Curiosamente, este arquetipo de prostitutas judías se usó por la judaica Unión Soviética. Las llamadas "Golondrinas” eran espías soviéticas que seducían a altos políticos y prelados eclesiásticos, y tras acostarse con ellos les arrebataban sus secretos ó sus vidas.

© 2011 La Nación Digital /La Nación Digital y la administración se reservan los derechos de opinión y no tienen por que coincidir ni se responsabilizan de las opiniones vertidas por los colaboradores y/o visitantes en el interior de la web. A su vez se reservan los derechos para colaborar con las autoridades en caso de infracción de cualquier artículo del código penal.

Estadísticas lnd